1ª Comunión, un día para recordar.

Llegó el día de la sesión de fotografía de Primera Comunión y cada minuto es especial. Las enaguas que preparó la abuela con tanto cariño y el precioso vestido blanco por fin salen a la luz.

Una sesión de fotografía de Comunión es mucho más que unas imágenes con un vestido blanco. Es capturar en imágenes aquello que rodea a los más pequeños durante esos meses de preparativos, su mirada, su espontaneidad, sus aficiones. Todo resumido en unas imágenes que recordarán toda la vida y serán testigo de su infancia.


La sesión de Paula, une la dulzura de la pequeña con las enaguas en el estudio con imgánes llenas de contraste y color en el reportaje de exteriores.

Ver también